No más estado de calamidad

Señor Presidente y Congreso:

¡Pongan fin al Estado de Calamidad!

Guatemala lleva cien días de restricciones. Las libertades fundamentales y aunque se han perdido miles de empleos y centenares de personas han sido sancionadas por transgredir las restricciones, la pandemia sigue expandiéndose y el Estado, con un presupuesto multimillonario como jamás tuvo antes, sigue con las mismas carencias y falta de insumos para atender el COVID-19. Entretanto, la ingobernabilidad y la violencia comienzan a exacerbarse en diferentes puntos del territorio nacional. Ante esta situación, Guatemala Inmortal

Expone

  1. El lunes 15 de junio se conoció la muerte de varios médicos. Hoy se tuvo noticias de otros casos. Aunque las autoridades no han informado a cabalidad cuántos trabajadores de la salud han fallecido en esta epidemia, el hecho es que están muriendo sin insumos para protegerse y en muchos casos, sin recibir el salario que les corresponde.
  2. La situación en Los hospitales sigue siendo dramática y cada día parece ser peor que el anterior. La falta de medicamentos e insumos, además de la indiferencia ante la suerte de personas que han «desaparecido» en el sistema. ciudadanos asintomáticos y sin certeza de estar contagiados que esperan recluidos obligatoriamente, son algunos de los elementos que aprueban este estado calamitoso. Puede comprobarse cuando más de una persona se ha «fugado» de diferentes hospitales. ¿Por qué enfermos huyen del lugar que supuestamente se les debe aportar protección y tratamiento?
  3. La capacidad del laboratorio nacional para gestionar las pruebas de COVID-19 fue rebasada y debido a esto, los datos que la población conoce no corresponden a la realidad. Los casos reportados pueden corresponder a pruebas realizadas hasta 15 días antes, por lo que es imposible conocer los casos del día. Se ha pedido reiteradamente al Presidente que se liberen las pruebas, lo cual no ha realizado y origina el caos actual con los datos reales y la certeza de personas que, por no tener recursos para ejecutarse en un laboratorio privado, pasan largos períodos recluidos sin saber si tienen o no la enfermedad.
  4. La ejecución presupuestaria es lamentable. Aunque ningún gobierno en la historia había tenido una cantidad semejante de fondos que además pueden ejecutarse con menos restricciones al amparo del Estado de Calamidad. Sin embargo, del total de Q14,551,992,496.50 del presupuesto «Emergencia para COVID-19», al 23 de junio se había ejecutado el 25.94% y de los Q1,694,439,393.00 para el MSPAS, únicamente el 3.89%. El ministerio de Economía cuenta con Q400,000,000.00 para préstamos a las empresas, de los cuales no se ha erogado un solo centavo. Igual situación se observa con el MAGA, que de Q401, 300,000.00, muestra 0 de ejecución, según la pagina del Ministerio de Economía. Al mismo tiempo, se sabe que parte de la ampliación presupuestaria de Q6 mil millones serviría para financiar las obligaciones de pactos colectivos en ministerios.
  5. La situación del sector productivo comienza a hacerse insostenible. Pérdidas de empleos, obligaciones onerosas y baja significativa en las ventas. Los costos de funcionamiento de las empresas que aún no han cerrado, ponen en serio peligro la economía nacional. Al mismo tiempo, las invasiones a propiedad privada y otros hechos de violencia e ingobernabilidad amenazan la seguridad de los guatemaltecos.
  6. Mantienen la obligaciones tributarias y no han bajado los salarios de ningún funcionario público como se hizo en muchos países. Allí, se identificaron con su pueblo y se redujeron salarios y prestaciones. Eso quisiéramos los ciudadanos, que los funcionarios guatemaltecos implementaran.
  7. Todo lo anterior es una muestra de que el Estado no tiene capacidad para cuidar de nuestras vidas. Somos ciudadanos independientes, personas libres que hemos vivido una historia dura y hemos sabido salir adelante en situaciones como el terremoto de 1976, el conflicto armado que duró casi cuarenta años, el saqueo sostenido del Estado por varios gobiernos. Por ello, pedimos al Presidente y al Congreso levantar el Estado de Calamidad que tiene viviendo a 17 millones de personas en situación de arresto domiciliario, con la amenaza del desempleo o la quiebra y sin garantías ni libertades.

¡Señor Presidente, permita que cada guatemalteco cuide de sí mismo y su familia, como siempre lo hemos hecho!

¡Por favor, no prorrogue esta situación que está acabando con nuestro país!

¡Pedimos al Congreso que exija los resultado de los fondos otorgados hace 3 meses!

¡No más Estado de Calamidad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *