La FECI ha cometido diversas ilegalidades, pero además, duplica las funciones de una fiscalía ya existente. Su jefe promueve la censura contra las voces disidentes y ha dado muestras de insubordinación y deslealtad al MP, del cual la FECI es una de tantas agencias fiscales, no superior en rango a ninguna de ellas. Por ello, Guatemala Inmortal

Manifiesta

  1. Avalamos la reciente acción de inconstitucionalidad promovida contra el acuerdo que dio origen a la FECI, creada para apoyar a la CICIG, ente que ya no existe. Sumado a ello, existe una Fiscalía Contra la Corrupción, por lo que consideramos que la FECI duplica las funciones de esa fiscalía, incrementando los gastos del Ministerio Público con 142 plazas, de los cuales 82 son ex especialistas de la CICIG.
  2. Tanto la CICIG como la FECI tuvieron como misión combatir estructuras paralelas de crimen organizado y “aparatos de seguridad clandestinos”. La realidad es que no desarticularon una sola de esas estructuras y muchos de sus casos han sido desestimados por falta de evidencias años después, lo que ha tenido como consecuencia la muerte en prisión de varios acusados que después de muertos fueron declarados inocentes.
  3. Recientemente, el embajador estadounidense William Popp, en su discurso de Atlantic Council 2021, expresó la necesidad de fortalecer la “Fiscalía Especial contra la Corrupción”. Este parece un aparente lapsus, ya que el diplomático se habría referido a la FECI. Sin embargo, un medio dio relevancia al equívoco, asumiendo que Popp hablaba de la FECI. Lo que ningún informativo le aclara a la población, es que existe una fiscalía específica contra la corrupción y que la FECI es una agencia fiscal, entre alrededor de 30 que tiene el MP.
  4. Los medios presentan a Sandoval como una pieza clave en la lucha contra la corrupción, pero omiten cuidadosamente recordar que el Estado guatemalteco perdió US$384 millones por la pésima gestión desempeñada por Juan Francisco Sandoval en Brasil, donde además de usurpar funciones y otros delitos, negoció con la brasileña Oderbrecht a cambio de dos testigos que finalmente no fueron de utilidad para la justicia.  El único testigo contra Sandoval en el caso Oderbrecht era Jean Pierre Mota, asesinado en 2020 sin que ese crimen se haya esclarecido.
  5. Además de la FECI, bajo el manto de la CICIG se crearon los “juzgados de Alto Riesgo”, donde campean varios jueces aliados de la ex CICIG. Para que un caso llegue a esos juzgados, el OJ debe autorizarlo y abrir número de causa. Para ahorrarse el trámite, Sandoval suele incluir docenas de casos distintos en un mismo número de causa, en el juzgado de su predilección.
  6. Los abusos cometidos por la FECI son múltiples: un ex ministro fallecido en circunstancias no aclaradas durante un allanamiento (Pavel Centeno), hasta el hurto de efectos personales (allanamiento a los Bitkov), exposición de inocentes ante los medios, sin respetar el debido proceso, y la investigación criminal contra una niña de 9 años (hija de Heidy Tamara de León, quien denunció abusos).
  7. El fiscal Juan Francisco Sandoval es especialmente susceptible ante las opiniones independientes de ciudadanos que se expresan en redes. Sin dudar, los califica de “net center”, y más de una vez ha amenazado directamente o a través de sus aliados en redes, a quien ose cuestionar sus actos. Sin embargo, no duda en expresar a viva voz sus críticas fuertes contra la actual fiscal, quien desde el inicio de su gestión ha sido sometida a campañas de desprestigio, burlas por su condición de mujer y hasta manifestaciones donde se muestra el apoyo a Sandoval, equiparándolo con la Fiscal General. Todo esto ejecutado por personajes afines a Sandoval.
  8. Todos los hechos anteriores y muchos más que ocuparían miles de cuartillas, han sido cometidos con absoluta impunidad por un ente creado para combatir la impunidad. Ello nos da argumentos suficientes para solicitar:

A la Corte de Constitucionalidad, que considere los antecedentes mencionados y tome una decisión conforme a Derecho.

A la Fiscal General de la República, que tome en cuenta los diversos actos de insubordinación y deslealtad del fiscal Juan Francisco Sandoval y proceda según la normativa disciplinaria del MP.

Al embajador estadounidense, William Popp, que además de reunirse con la “sociedad civil” afín a la izquierda, también se reúna con otros grupos ciudadanos que podemos presentarles las pruebas y datos necesarios para que pueda tener información balanceada sobre la realidad guatemalteca.

Guatemala, 31 de mayo 2021

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete!

Suscríbete a nuestra red ciudadana para estar informado de todas nuestras causas en la defensa de la libertad