Ayer fueron capturados 11 veteranos militares, por posible responsabilidad en los hechos que detalla el llamado “Diario Militar”, un documento probablemente apócrifo cuya autenticidad no ha sido probada científicamente. Todos los capturados son ancianos con probado arraigo en Guatemala y podrían haber sido citados a declarar y beneficiados con medidas sustitutivas. Esto motiva la indignación de Guatemala Inmortal que

Expone

El Ejército de Guatemala se enfrentó a la guerrilla que durante más de 30 años sembró el terror con acciones como: secuestros, asesinatos, quema de infraestructura, bombas contra puentes y torres de energía eléctrica, ejecuciones de administradores de fincas y otros actos que perjudicaron el desarrollo social y económico de Guatemala

Hacia 1984, el Ejército había logrado una derrota militar casi completa y se inició el retorno a la institucionalidad democrática. Entre 1962, que inició el conflicto armado, y finales de los años noventa, el Estado guatemalteco había otorgado 19 amnistías a quienes decidían retirarse de la subversión y reinsertarse a la sociedad. Dichas amnistías fueron respetadas y el Estado no molestó de ninguna forma a los ex guerrilleros que se retiraron de sus actividades en el período mencionado, entre los años 60 y 90

La Ley de Reconciliación Nacional vigente exime a las partes en el conflicto por los delitos comunes conexos con el enfrentamiento, “exceptuando genocidio y crímenes de lesa humanidad”, que según convenios internacionales no prescriben. Con buena fe, el Ejército accedió a estos términos sin imaginar que décadas después, cuando se agotaron los multimillonarios fondos de la “Paz”, los ex guerrilleros y sus aliados promoverían contra el Ejército procesos por “genocidio y crímenes de lesa humanidad”

En 1999, el “Diario Militar” llegó a la redacción de un periódico, luego de ser comprado por una activista llamada Kate Doyle a un individuo que según Doyle, tenía vínculos con el Ejército. El documento es tan dudoso, que la SEPAZ de Álvaro Colom publicó un libro llamado “Sobre la autenticidad del Diario Militar” (con apoyo de la ONU).

Con ese diario, FAMDEGUA (que en 1984 se había separado del GAM acusando a Nineth Montenegro de malversación), comenzó un proceso que le consumió tiempo y dinero. En 2006 ya habían derivado el caso a la Fundación Myrna Mack. En 2012, la CIDH ordenó a Guatemala pagar un resarcimiento multimillonario a los familiares de 26 personas mencionadas en ese diario (que totaliza 183, todos militantes guerrilleros). Entre los “beneficiarios” está el PDH Jordán Rodas.

  • Guatemala no cumplió con esa exigencia de la CIDH y entonces, los familiares que esperaban el resarcimiento económico para poder cerrar su duelo,  se unieron con otras organizaciones en la llamada “Mesa de Supervisión de Cumplimiento de Sentencias de la Corte IDH”, donde participan nueve ONG´s, entre estas las que acusan a los militares capturados: FAMDEGUA, GAM, Representantes del caso Diario Militar y Asociación Verdad y Justicia.
  • Los capturados ayer son personas de la tercera edad. Uno de ellos tiene 84 años y padece cáncer. Según el MP, fueron capturados porque “podrían llegar a tener responsabilidad”.
  • Por lo anterior, demandamos al Ministerio Público, que el Diario Militar se someta a un peritaje científico y no ideologizado; Al Organismo Judicial, que se consideren medidas sustitutivas para los veteranos y al Ejército de Guatemala, que defienda a sus veteranos de esta injusticia.

Guatemala, 28 de mayo, 2021

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete!

Suscríbete a nuestra red ciudadana para estar informado de todas nuestras causas en la defensa de la libertad