Guatemala Inmortal ante los últimos acontecimientos manifiesta lo siguiente:

El Gobierno de Guatemala solicitó la asistencia de la ONU para la creación de la CICIG. Dicha comisión tendría como objetivo «reforzar las capacidades del Estado para la desarticulación de aparatos clandestinos y cuerpos ilegales de seguridad y promover la investigación, persecución penal y sanción de los delitos cometidos por sus integrantes». Según el acuerdo firmado entre la ONU y Guatemala, establece que la CICIG no es un órgano de Naciones Unidas y que la persona encargada sería un comisionado designado por el Secretario General de dicha organización.

Al cumplir con lo establecido en el Convenio sobre la resolución de controversias, el Gobierno de Guatemala, por medio de la Canciller, Sandra Jovel, le ha enviado una serie de solicitudes al Secretario General de la ONU, que requiere de un cambio de comisionado. A dicha petición le adjuntó una serie de documentos con los que se demuestra que el señor, Iván Velásquez, no tiene ética ni moral en el desempeño del cargo, ya que ha procedido con sesgo ideológico, así como prácticas ilegales en los casos de investigación. Además, ha presionado para que el sector encargado de administrar justicia incurra en violar los Derechos Humanos de muchas personas.

El Ministerio Público, a través de la FECI y conjuntamente con el apoyo de la CICIG han vulnerado el Debido Proceso. Por ejemplo, negociaron con delincuentes acusados de graves delitos para convertirlos en testigos protegidos, a quienes les ofrecieron beneficios e implementan así, de nuevo, testigos falsos.

Las solicitudes hechas por el Gobierno de Guatemala a través de la Canciller, han sido ignoradas por el Secretario General de Naciones Unidas, Antonio Guterres. Por consiguiente, la indiferencia mostrada por medio de la decisión de Guterres de no atender las solicitudes enviadas, permite que se violenten los derechos de los sindicados porque avala el comportamiento ilegal de la CICIG, a través de su comisionado Iván Velásquez, quien ha demostrado no tener moral ni ética en su actuar.

Hoy, Cancillería tiene en su poder una denuncia presentada por el señor Carlos Vielmann en contra de CICIG, el comisionado y el personal que ahí labora. Se le insta a la ministra, Sandra Jovel, a que presente la denuncia ante la Organización de Naciones Unidas y se espera que el Secretario General, Antonio Guterres, cumpla con uno de los objetivos fundamentales de la ONU de «promover y proteger lo estipulado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos».

El guatemalteco responsable desea que se respeten los Derechos Humanos de todos por igual.

Guatemala, 25 de noviembre del 2018.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete!

Suscríbete a nuestra red ciudadana para estar informado de todas nuestras causas en la defensa de la libertad